F.A.Q.   Buscar   Lista de Miembros   Grupos de Usuarios   Regístrese   Perfil   Conéctese para revisar sus mensajes   Conectarse 

METODOLOGIA DE LA INVEST...DISEÑO DE LA INVESTIGACION

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de IES -> Industrial
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
cajc



Registrado: 11 Abr 2007
Mensajes: 67
Ubicación: CENTROLAC!!

MensajePublicado: Mar May 01, 2007 11:59 am    Título del mensaje: METODOLOGIA DE LA INVEST...DISEÑO DE LA INVESTIGACION Responder citando

El diseño es una estrategia general de trabajo que el investigador determina una vez que ya alcanzado suficiente claridad respecto a su problema y que orienta y esclarece las etapas que habrán de realizarse posteriormente.



Así, por ejemplo, si nuestra investigación teórica nos lleva a suponer que la esquizofrenia tiene un origen orgánico, tendremos que elaborar un método para poder comprobar si tal afirmación se corresponde o no con la realidad. Definir qué pruebas de laboratorio, qué observaciones y qué datos son los pertinentes para llegar a esa comprobación, es lo que llamamos elaborar un diseño. Es el momento metodológico de la investigación; en él, ya no se trata de definir qué vamos a investigar, sino cómo vamos a hacerlo.



Realizar el diseño de una investigación significa llevar a la práctica los postulados generales del método científico, planificando una serie de actividades sucesivas y organizadas donde se encuentran las pruebas que se han de efectuar y las técnicas que se van a utilizar para recolectar y analizar los datos.





Tipos de diseño.



En función del tipo de datos que han de ser recogidos, e posible categorizar los diseños en dos grandes tipos básicos:



1. Diseños bibliográficos.
2. Diseños de campo:
1. Experimental.
2. Post – facto.
3. Encuesta.
4. Panel.
5. Estudio de casos.



Los diseños de campo son los que se refieren a los métodos empleados cuando los datos de interés se recogen en forma directa de la realidad, mediante el trabajo concreto del investigador y su equipo; estos datos, obtenidos directamente de la experiencia empírica, son llamados datos primarios. Son datos de primera mano, originales, producto de la investigación en curso sin intermediación de ninguna naturaleza.



Cuando los datos ya han sido recolectados en otras investigaciones y son conocidos mediante los informes correspondientes, nos referimos a datos secundarios, porque han sido obtenidos por otros y nos llegan elaborados y procesados de acuerdo con los fines de quienes inicialmente los obtuvieron y manipularon. Como estas informaciones proceden siempre de documentos escritos (ésa es la forma en que se emiten los informes científicos), damos a estos diseños el nombre de bibliográficos.



Todo trabajo bibliográfico no deja por eso de referirse a la experiencia empírica tanto como los diseños de campo, porque los datos que nosotros tomamos como secundarios han sido datos primarios para el investigador inicial, por más que nos lleguen como experiencias ya analizadas y sintetizadas. De modo que el contacto con los hechos subsiste, aunque se trate de un contacto indirecto.



Algunas personas sostienen la opinión de que los trabajos bibliográficos no pueden considerarse en un sentido estricto como verdaderas investigaciones, ya que, al faltar el contacto directo entre el estudioso y su mundo empírico, lo único que podrá hacer es reelaborar conocimientos ya obtenidos sin efectuar mayores aportes al respecto. Es una visión muy estrecha de las posibilidades que ofrece el trabajo bibliográfico, pues el investigador que desarrolla este modelo puede realmente concebir y resolver problemas nuevos. Si tomamos datos de un censo sanitario, por ejemplo, y analizamos sus resultados de acuerdo con indicadores sociales y económicos específicos, podremos obtener un conocimiento muy rico respecto a la relación entre esos factores; estaremos en condiciones de corroborar hipótesis de un mayor nivel de generalidad y habremos alcanzado un conocimiento sintético, interdisciplinario de suma utilidad.



Por último, es preciso anotar que los diseños de campo tampoco pueden basarse exclusivamente en datos primarios. Siempre será necesario ubicar e integrar nuestro problema y nuestros resultados dentro de un conjunto mayor (marco teórico o referencial), para cuya elaboración es imprescindible realizar consultas o estudios bibliográficos.





DISEÑOS BIBLIOGRÁFICOS:



El principal beneficio que el investigador obtiene mediante una invetigación bibliográfica es que puede cubrir una amplia gama de fenómenos, ya que no sólo tiene que basarse en los cuales él mismo tiene acceso, sino que puede extenderse para abarcar una experiencia mayor. Esta ventaja se hace particularmente valiosa cuando el problema requiere de datos dispersos en el espacio, que sería imposible obtener de otra manera: un investigador no puede ir recorriendo el planeta en busca de datos de producción o población para luego hacer análisis comparativos; pero si tiene a su alcance una bibliografía adecuada no tendrá obstáculos para contar con toda la información necesaria.



El diseño bibliográfico también es indispensable cuando hacemos estudios históricos; no hay otro modo, en general, de enterarnos de los hechos pasados si no es apelando a una gran proporción de datos secundarios.



El diseño bibliográfico tiene una dificultad que puede llegar a ser muy significativa: si nuestras fuentes han recogido o procesado defectuosamente su material primario, ya sea por error, subjetivismo o intencionalmente, todo nuestro trabajo habrá de apoyarse sobre bases falsas, sobre una serie de errores que nosotros trasladaremos y amplificaremos.



La duda sobre la calidad del material secundario está siempre presente. Para reducir este margen de incertidumbre, conviene asegurarse de las condiciones concretas en que han sido obtenidos los datos, estudiar en profundidad cada información para descubrir incoherencias y contradicciones, utilizar a la vez varias fuentes distintas, cotejándolas cuidadosamente y, en general, regirse por una sana dosis de escepticismo. Todos estos recursos, si los aplicamos sistemáticamente y con rigor, permiten incrementar nuestro margen de confianza hasta niveles razonables.



Otra observación metodológica que puede hacerse con respecto a este diseño es que, debido a que es el propio investigador quien define y selecciona los datos que va a utilizar, es posible que éste tome solamente en cuenta aquellos que concuerdan con sus hipótesis iniciales. Por eso, se recomienda que cualquier búsqueda de datos secundarios se haga con sistematicidad y orden, fijando categorías claras para las fuentes de datos y utilizando todas las informaciones disponibles.



No existe un camino preestablecido para el manejo de la información bibliográfica, per algunas de las tareas básicas a realizar son:



1. Conocer y explorar todo el conjunto de fuentes que pueden resultar de utilidad. La mejor manera de tener un panorama completo respecto de las publicaciones existentes es acudir a bibliotecas y centros de documentación. Una alternativa complementaria es consultar a expertos y especialistas que pueden tener conocimiento del material existente. Por último, recordemos que todo libro o trabajo serio incluye generalmente una serie de citas, referencias bibliográficas y listas de material consultado que facilitan nuestros propósitos.
2. Leer todas las fuentes disponibles. No es preciso leer completamente cada uno de los trabajos escritos sobre el tema, sino utilizar un tipo de lectura discriminatoria, que nos permita detenernos en los aspectos esenciales. De acuerdo con los resultados de esta lectura, se podrá ir ordenando todo el material.
3. Recolección de datos. Se puede realizar mediante ficha y otros procedimientos similares. De cada fuente se extraerán los aspectos concretos que parezcan relevantes para la investigación.
4. Elaboración de un esquema de exposición del informe final. Según este equema, se ordenarán las fichas de datos.
5. Cotejo o comparación de fichas. Se observan los puntos de contacto y oposición entre ellas, tratando de evaluar la confiabilidad de la información, para realizar síntesis parciales y comparaciones particulares.
6. Conclusiones. Se reelaborarán nuestros puntos de vista respecto a cada parte del estudio, teniendo especial cuidado en esclarecer la problemática que previamente nos habíamso planteado en la fase inicial de la investigación.







DISEÑOS DE CAMPO.



Su valor reside en que le permiten al investigador cerciorarse de las verdaderas condiciones en que se han conseguido los datos, haciendo posible su revisión o modificación en el caso de que surjan dudas con respecto a su calidad. No obstante, presentan la limitación de su reducido alcance: son muchos los datos que no se pueden alcanzar por esta vía, ya sea por restricciones espaciales o temporales, por carencia de recursos, etc.



Los diseños de campo más frecuentes son el experimental, post – facto, encuesta, panel y estudio de casos.





Diseño experimental.



Un experimento consiste en someter al objeto de estudio a la influencia de ciertas variables, en condiciones controladas y conocidas por el investigador, para observar los resultados que cada variable produce en el objeto.



La variable a cuya influencia se somete el objeto en estudio recibe el nombre de estímulo.



Cuando a través de un experimento se pretende llegar a la causa de un fenómeno, se procede del siguiente modo: sea Z el fenómeno en estudio, que en condiciones no experimentales se presenta frente a los factores A, B y C. Nuestra primera prueba consiste en controlar - reduciendo a un valor 0 - cada uno de estos factores, para observar qué ocurre en los restantes. Así tendríamos por ejemplo que, efectuando algunas pruebas específicas, se obtiene que:



A y B no producen Z

B y C producen Z

A y C producen Z



De estas tres pruebas efectuadas podemos inferir, al menos, que C es necesario para que se produzca Z. Si comprobáramos además que con sólo el factor C, y eliminando los restantes, también ocurre Z, podríamos afirmar que C es condición necesaria y suficiente del hecho Z, en otras palabras, su causa.



Cuando nuestros objetos de estudio son barras de metal, moléculas, virus o ratas, no tenemos prácticamente ninguna limitación en cuanto a las posibilidades de inventar estímulos diversos. Las limitaciones de la experimentación en el campo de las ciencias sociales hacen que este método sólo pueda usarse en contados casos, pues diversas consideraciones éticas y humanas impiden su realización.



Si quisiéramos conocer los efectos que la desnutrición aguda ejerce sobre la agresividad de los grupos humanos, deberíamos buscar otras formas de comprobación ajenas al experimento, pues no podemos aplicar el estímulo "desnutrición aguda" a un conjunto humano.



Hay otra cantidad de experimentos que son teóricamente posibles, pero que en la práctica ningún investigador tiene opción de realizar, porque para modificar ciertas variables sería necesario alterar todo el curso de la sociedad o poseer la suma del poder político o económico.



No se puede, por ejemplo, suprimir el uso de automóviles ni cambiar las regulaciones legales vigentes; tampoco se puede modificar la forma en que se comportan los mercados ni las costumbres existentes en una cultura.



El diseño experimental sólo se utiliza en las ciencias humanas para algunos problemas de psicología social (estudios para medir actitudes, influencia de la propaganda, tipos de liderazgo, etc.), de sociología del trabajo ( cambio de condiciones de producción, tipos de organización laboral), de técnicas pedagógicas (nuevas formas de enseñanza o modalidades de aprendizaje) y en otros casos semejantes, como el estudio de mercados, problemas clínicos de psicología, etc.



Existen diversos patrones según los cuales se realizan los experimentos en las ciencias socilaes:



* Antes y después con un solo grupo. El objeto en estudio queda constituido por un grupo social, generalmente reducido, previamente definido en cuanto a sus características fundamentales. Supongamos que nos interesa medir el efecto de la iluminación sobre la productividad de los trabajadores. Para ello, tomaríamos un grupo de trabajadores que estén realizando sus tareas con una iluminación determinada y mediríamos (antes del experimento) su productividad. Luego introduciríamos el estímulo, en este caso una mejor iluminación, para después volver a medir la productividad del grupo. Este modelo de experimentación tropieza con la dificultad de que las modificaciones que se producen en la variable medida pueden tener su origen en el estímulo, o en alguna otra variable que no hemos tenido en cuenta. Con una repetición suficientemente grande de experimentos, sin embargo, podemos lograr resultados confiables.
* Solamente después con dos grupos. Debemos construir dos grupos, que se denominan grupo experimental (destinado a recibir el estímulo) y grupo de control (que nos sirve de punto de referencia para apreciar las variaciones que se produzcan en el anterior). Como es necesario efectuar las mediciones comparando los resultados entre los dos grupos, éstos deben ser, en todas las características de relevancia que sea posible controlar, lo más semejantes posibles. Esta tarea de igualación de los grupos se denomina homogeneización, y para llevarla a cabo se apela a procedimientos de muestreo. No se realizan mediciones antes de la aplicación del estímulo: se aplica éste solamente al grupo experimental y se mide finalmente a ambos grupos.
* Antes y después con un grupo de control. Se basa en los mismos principios que el método anterior, pero las mediciones se hacen antes y después del estímulo, a ambos grupos. Esto nos previene contra los posibles defectos de la igualación y nos permite también tener en cuenta la influencia de cualquier situación que pueda originar variaciones simultáneas en ambos grupos y que de otro modo no detectaríamos. Siempre es preciso tener el cuenta las posibles alteraciones que pueden producirse en la conducta de los grupos cuando éstos conocen que se hallan en una situación experimental.





Los esquemas vistos anteriormente son los más simples que se emplean; existen modelos que se denominan "antes y después con dos grupos de control", "antes y después con tres grupos de control", y otras variaciones sobre estos modelos básicos. Dan lugar, por lo general, a conocimientos más precisos y valiosos, aunque su aplicación es muy costosa y delicada.





Experimentos post - facto.



Experimento post - facto quiere decir experimento que se realiza después de los hechos. No se trata de un verdadero experimento, porque el investigador no controla ni regula las condiciones de prueba. Pero el procedimiento lógico de que se vale es idéntico al de los experimentos propiamente dichos.



Consiste en tomar como experimentales situaciones reales que se hayan producido espontáneamente, trabajando sobre ellas como si efectivamente se hubieran dado bajo nuestro control.



Si en un país tenemos dos regiones geográficas A y B, por ejemplo, que en cuanto a una serie de variables tienen un comportamiento similar, y ocurre un hecho en una sola de ellas, digamos la apertura de una carretera troncal, las modificaciones que se produzcan en ésta y no en la otra pueden ser atribuidas a este hecho, pues ha sido el único factor de peso que hubo en un caso y no en otro, y porque consideramos previamente que ambos sujetos en estudio eran homogéneos. Podemos atribuir un incremento del comercio o un cambio en las pautas sociales a los efectos que produce esta vía de comunicación.



Casi todo el trabajo de comparaciones históricas, sociales y culturales se basa en una lógica de este tipo. Así, por ejemplo, el estudio de los procesos de desarrollo económico hechos por diversas escuelas del pensamiento social, como el análisis comparativo de políticas públicas, de tratamientos terapéuticos y procedimientos administrativos, están realizados bajo este tipo de diseño.





Encuestas.



Este diseño es exclusivo de las ciencias sociales y parte de la premisa de que, si queremos conocer algo sobre el comportamiento de las personas, lo mejor, lo más directo y simple, es preguntárselo a ellas.



Se trata de requerir información a un grupo socialmente significativo de personas acerca de los problemas en estudio para luego, mediante un análisis de tipo cuantitativo, sacar las conclusiones que correspondan con los datos recogidos.



Cuando se recaba información a todas las personas que están involucradas en el problema en estudio, este diseño toma el nombre de censo. Los censos, por las dificultades materiales que implican su realización, casi siempre son trabajos emprendidos por el Estado o por instituciones de muchos recursos. Por la cantidad de personas que se deben entrevistar, no es factible obtener información muy detallada, pues se convertirían en trabajos desproporcionadamente difíciles de ejecutar y analizar.



En su lugar, se realizan encuestas por muestreo, en las que se escoge, por procedimientos estadísticos, una parte significativa de todo el universo que se toma como objeto a investigar. Las conclusiones que se obtienen a partir de la muestra pueden generalizarse a todo el universo con un margen de error conocido y limitado previamente.



Una encuesta es sólo uno de los métodos posibles de estudio de la realidad social, que presenta puntos a favor y en contra.



Sus principales ventajas son:



1. Su conocimiento de la realidad es primario, no mediado, y por lo tanto, menos engañoso.
2. Como es posible agrupar los datos en forma de cuadros estadísticos, se hace más accesible la medición de las variables.
3. Es un método de trabajo relativamente económico y rápido.



Las desventajas más frecuentes son:



1. La encuesta recoge la visión que la gente tiene de sí misma: no es lo mismo lo que la gente hace, siente o cree, que lo que la gente "dice" que hace, siente o cree. Existen algunos recursos para reducir la magnitud de este serio problema, como omitir algunas preguntas que sabemos que las personas no quieren responder, cuidar la presentación del entrevistador, etc.
2. La encuesta relata los hechos sociales desde el punto de vista de sus actores, pero no considera las relaciones sociales interpersonales o institucionales.
3. El diseño es básicamente estático. Tiende a dar una imagen instantánea de un determinado problema, pero no nos indica sus tendencias.
4. El tratamiento de la información es estadístico. Esto puede resultar muy democrático y útil, pero casi nunca se corresponde con la realidad de los hechos sociales, donde el liderazgo y la asimetría social son la norma.



Las encuestas resultan apropiadas para estudios de tipo descriptivo, pero no tanto para los explicativos. Son adecuadas para estudios de mercado masivo y opiniones electorales, pero no tanto para el estudio de tipos de liderazgo y a los problemas que se refieren a estructuras y relaciones sociales.

El panel.


Surge como respuesta al panorama estático que ofrecen las encuestas y pretende superar esta dificultad a través de la repetición de mediciones normalizadas.



Se llama panel a toda sucesión de mediciones que se hacen en condiciones regulares y que se aplica a determinar los valores de una variable, para un cierto objeto. Es una forma de presentación secuencial de datos de cualquier tipo, que tiene la ventaja de proporcionarnos información acerca de sus variaciones en el tiempo.



Es esencial que las mediciones se realicen siempre bajo las mismas condiciones, empleando para todos los casos un mismo instrumento de recolección de datos. Esto permite la exacta comparación de los resultados y posibilita hacer una análisis de tendencias.



Mucha información económica se presenta de esta manera, ya que carece de sentido hablar del PBI o de la tasa de inversión de un país o una región si no ubicamos estos datos dentro de una perspectiva histórica.

También se utiliza para reflejar el crecimiento de la población urbana y rural, o la aceptación de un candidato.

Un panel es algo así como una encuesta repetida: un mismo cuestionario que se administra a una misma muestra para observar la evolución y las modificaciones de las respuestas. Las encuestas deben realizarse en lapsos prefijados y regulares.

Una dificultad que presenta este diseño es lo que se denomina mortandad del panel, que consiste en la progresiva reducción de la muestra por diversas causas: traslados, fatiga y otros problemas. Al reducirse el número de entrevistados, el error muestral aumenta progresivamente.



Otro problema es la saturación del panel, que consiste en una actitud de rechazo progresivo por parte de los entrevistados. Después de ser sometida varias veces a las mismas preguntas, la gente empieza a cansarse de ellas: surgen respuestas estereotipadas, de mala voluntad, hay apresuramiento para responder y otros problemas similares que aumentan sensiblemente los errores.

Para reducir el efecto de estos fenómenos, se puede reemplazar la muestra en parte, de medición a medición. Para ello, debemos seleccionar un número determinado de sub - muestras, lo más parecidas posibles en todos sus aspectos fundamentales. Estos reemplazos reducen la mortandad del panel y eliminan todo efecto de saturación.





Estudios de casos.



Es el estudio profundizado y exhaustivo de uno o muy pocos objetos de investigación, lo que permite obtener un conocimiento amplio y detallado de los mismos. Se basa en la idea de que, si estudiamos con atención cualquier unidad de un cierto universo, estaremos en condiciones de conocer algunos aspectos generales del mismo; por lo menos, tendremos una perspectiva, una reseña general que orientará una búsqueda posterior.



Así, si nuestro interés es conocer la estructura y funcionamiento de las universidades, podemos partir del supuesto de que todos los objetos que pertenecen a la categoría "universidad" tienen algunas características en común, que permiten ubicarlos dentro de una categoría general. Si estudiamos una universidad cualquiera podremos, entonces, reconocer esas líneas comunes o por lo menos obtener un punto de partida para ello. Lógicamente, no estaremos a cubierto de la posibilidad de que la universidad elegida sea un caso anormal dentro de su especie.



La mayor limitación de este tipo de investigación es la absoluta imposibilidad de generalizar o extender a todo el universo los hallazgos obtenidos. Su principal ventaja es su relativa simplicidad y economía.



La utilidad de los estudios de casos es mayor cuando se trata de investigaciones exploratorias o para las fases iniciales de una investigación sobre temas más complejos, para formular hipótesis o reconocer cuáles son las principales variables involucradas en un problema. También los estudios de casos son recomendables cuando el verdadero interés del investigador se centra en algunos pocos objetos de estudio: resulta obvio que conviene estudiar los planetas del sistema solar o los ríos de una región como casos particulares.



Para seleccionar los casos de interés conviene seguir ciertos criterios:



* Buscar casos típicos: aquellos objetos que parecen ser la mejor expresión del tipo ideal.
* Seleccionar casos extremos. Así, podríamos considerar una universidad muy antigua y otra de reciente creación. La ventaja de utilizar casos extremos reside en que, de este modo, probablemente, podamos tener una idea de los límites dentro de los cuales nuestras variables pueden oscilar.
* Tomar casos desviados o marginales: es una forma muy utilizada por la medicina y la psiquiatría. Se trata de encontrar casos atípicos o anormales para, por contraste, conocer las cualidades propias de los casos normales y las posibles causas de su desviación.

EL DISEÑO CONCRETO DE LA INVESTIGACIÓN.

Lo importante no es conocer toda la lista de posibles diseños, sino apelar al razonamiento lógico y a la experiencia para determinar, antes de recolectar los datos, qué información nos proporcionará un determinado método y qué relevancia y confiabilidad puede asignársele a la misma. Por ejemplo, un estudio que se hace sobre un solo caso puede estar antecedido por toda una sección bibliográfica y recoger gran parte de los datos a través de encuestas por muestreo, si el caso que se va a investigar es una institución o comunidad que integran varios centenares de individuos; una encuesta puede ser profundizada, en algunos aspectos de primordial interés, realizando estudios de casos sobre una sub - muestra de la misma, a la vez que se podrá analizar con una secuencia tipo panel; un experimento se puede repetir a intervalos sucesivos (panel), o quizás sea necesario utilizar encuestas para medir las variables de un estudio post - facto en el campo de lo social.

LA RESEÑA DE PROCEDIMIENTOS Y EL PROYECTO DE INVESTIGACIÓN.

Una vez seleccionado el diseño concreto que se va a utilizar en la investigación, se hace necesario poner en claro las formas específicas que éste habrá de adoptar, definiendo las operaciones concretas para llevarla a cabo. A esta actividad la denominamos reseña de procedimientos, y para realizarla es preciso detallar:



* Las variables que se deben medir y su relación con las otras variables que intervienen.
* Los esquemas lógicos de comprobación y la interpretación que puede dárseles a los diversos resultados posibles.
* Los pasos necesarios para llevar a cabo el diseño de la investigación, ordenada y explícitamente.
* Los recursos materiales y humanos necesarios.
* Cualquier otro elemento de importancia para la demarcación de tareas: cronograma, presupuesto, lista de actividades y materiales, formas de registro, etc.



La reseña de procedimientos debe ser completada, para mayor claridad, con un esquema de presentación de la investigación, que será previo y provisional. Este esquema tiene por objeto proporcionar una visión general de cómo va a resultar, en conjunto, nuestro trabajo, lo que nos servirá de orientación acerca de sus posibles omisiones, incoherencias y contradicciones. Debe constar, cuando existen datos que se van a procesar estadísticamente, el plan de cuadros que se presentarán y, en todos los casos, del esquema de capítulos o partes que se desarrollarán en el contenido del trabajo.

Estos esquemas son tentativos y, por lo tanto, están sujetos a una cantidad de revisiones posteriores. Lo importante no es elaborar el plan perfecto, sino poseer de antemano una guía que haga posible una actividad más organizada.

Estas tareas pueden desarrollarse antes o después de encarar la operacionalización, pero es fundamental que estén concluidas antes de abordar la recolección de datos, ya que de otro modo trabaremos a ciegas durante toda esta etapa.

El proyecto de investigación es un documento que elabora el investigador para especificar las características de la indagación que va a realizar. Generalmente va antecedido de un anteproyecto, un documento similar pero menos preciso que se elabora al comenzar la investigación, apenas se hayan definido sus características principales.

En un anteproyecto deben exponerse las características del problema, su justificación, los objetivos de la investigación y (si las hubiere) las hipótesis a verificar. En un proyecto es preciso completar mucho más la información, profundizando y definiendo mejor lo tratado en el anteproyecto y agregándole lo relativo al diseño de la investigación, así como un marco teórico que haga comprensible el sentido de lo que se proyecta.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de IES -> Industrial Todas las horas están en GMT
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


© 2007-2008 Informe.com. Get Free Forum Hosting
Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
 :: 

Theme xand created by spleen.